Junta Rectora

Navegación: Home / Junta Rectora

Los miembros de la Junta Rectora de Hortamar son la segunda generación, descendientes directos de los fundadores de esta cooperativa que nació en 1977. Los miembros de la Junta  que preside Miguel Moreno se siguen reconociendo como una gran familia en la que se comparten inquietudes y aspiraciones entre todos, porque son muy parecidas: sacar a delante a la  familia.

Cambios Han cambiado muchas cosas desde aquellos en los que los padres de los actuales integrantes de la Junta, se desesperaban con los cupos de exportación o con las autorizaciones para el envío de tomates a la frontera. Algunos recordaban en la reunión como sus padres se reunían, ya de noche, para entregarse a intensos debates sobre el modo de hacer frente a unas dificultades que no se parecen en nada a las de hoy.

Sin embargo, pese a esa diferencia de contexto y de problemáticas, la raíz familiar sigue viva en Hortamar . Se ha convertido en una seña de identidad que confiere a esta cooperativa en un ejemplo de ese modelo de agricultura basada en la familia que está en la misma raíz del “milagro almeriense”. Parte de ese milagro se libró en los sueños de familias que apostaban por el campo. Por eso, en Hortamar a las exigencias a los nuevos socios se establecen por la extensión de sus fincas, lo que permite la entrada de pequeñas explotaciones. Además las relaciones económicas con ellos siempre tienen en cuenta el lado personal y familiar de cada agricultor.

Veteranía Veinte años, cuando no treinta. Esos son los periodos de tiempo que los miembros de la actual Junta Rectora llevan como socios de Hortamar. La mayoría de ellos explican con satisfacción que son descendientes de los fundadores y todos reconocen que la vida de la cooperativa tiene mucho de familia: todas las decisiones se adoptan pensando en los intereses de las familias, lo cual redunda en la ausencia de bandos o tendencias de opinión. Reconocen que, como en todas las familias, a veces surge alguna disparidad de criterios, pero como todo el mundo rema en la misma dirección siempre hay acuerdo.
Otro rasgo característico de Hortamar es que su estructura organizativa no contempla el cargo de gerente, aunque haya existido en otra época. Esta peculiaridad convierte a la Junta Rectora, con su presidente, en responsable directa de todas las gestiones.